ASPO: Luces y sombras de un año en que vivimos aislados

Repasamos algunas de nuestros reportajes acerca de la cuarentena y su impacto en los negocios

Hoy se cumple un año desde que Alberto Fernández anunció el inicio del Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO). A lo largo de todo este tiempo, cubrimos las diferentes formas en las que las políticas sanitarias y las restricciones afectaron la actividad de los empresarios y colaboradores. Desde el auge del teletrabajo y sus consecuencias sobre la salud mental, hasta la gran explosión del e-commerce.

El 19 de marzo de 2020, Alberto Fernández dispuso el inicio de una cuarentena obligatoria a lo largo y a lo ancho del país. Apenas cuatro días antes, había intentado un paquete de medidas menos estricto que incluía la cancelación de espectáculos masivos, la suspensión de las clases y el cierre de fronteras excepto para argentinos que necesitaran volver a ingresar al país. “El modo solidario es cuidarnos nosotros para cuidar a los otros. En esto voy a ser inflexible. Los que tengan que hacer la cuarentena van a cumplirla y, si no la cumplen, vamos a ocuparnos de perseguirlos penalmente”, decía por aquel entonces el presidente.

Desde el 20 de marzo, muchas empresas debieron seguir funcionando con su personal trasladable trabajando desde sus respectivos hogares. La consultora Adecco Argentina publicó en esa primera semana de ASPO un informe en el que aseguraba que casi el 50% de las firmas argentinas ya habían autorizado el home office.

Casi instantáneamente comenzó el bombardeo de ofertas de muebles de oficina para el hogar, sillas ergonómicas, escritorios, laptops y celulares. Algunos bancos incluso anunciaron líneas de crédito especiales para la compra de equipamiento tecnológico. LinkedIn se inundó con publicaciones de fotos de oficinas improvisadas, pequeños estudios, tazas personalizadas, hijos y mascotas, bajo la etiqueta #homeoffice.

En 2021, la tendencia se mantiene, aunque sus efectos colaterales se hacen sentir. el semanario británico The Economist hizo públicas algunas estadísticas de Harvard Business Review referidas al estado de salud mental de los trabajadores. De una muestra de 1500 encuestados en 46 países diferentes, el 85% sostuvo que su bienestar general había decaído, mientras que el 55% argumentó que no había logrado balancear su vida laboral con la personal.

En la misma línea, Randstad sacó a la luz en enero los resultados de su Workmonitor para el segundo semestre de 2020. En esta oportunidad, se hizo foco en las preferencias y expectativas de los trabajadores en relación a los formatos y esquemas organizacionales de cara a la coyuntura actual. Según el estudio, el 47% de los trabajadores argentinos preferiría un esquema híbrido entre home office y trabajo en la oficina como formato ideal y permanente. El 19% dice que seguiría trabajando siempre desde su hogar, mientras que apenas el 6% sostiene que quisiera trabajar siempre desde la oficina cuando se levanten todas las restricciones.

Fuera de los resultados de las encuestas, elaboramos recientemente un informe acerca de las consecuencias psicológicas de este drástico cambio de hábitos. Según la psicóloga María Fabiana Correa, coordinadora del Área de Psicooncología del Observatorio de Salud Mental y Adicciones de la UNR, “la soledad pega muy duro. El aislamiento trae muchos síntomas, entre ellos, la angustia y la ansiedad ante la incertidumbre”.

Según la especialista, la soledad potencia síntomas como la angustia, la ansiedad y el miedo. Esto también puede derivar en cuadros psicopatológicos más complejos, como depresión o una profundización de trastornos alimenticios o compulsivos. La incertidumbre acerca del futuro, una de las emociones más características entre los trabajadores, también puede acarrear consecuencias negativas. “Ante una situación tan angustiante y la incapacidad de proyectarse en el futuro, muchos terminan yendo al pasado. Todo el tiempo están pensando en las costumbres que disfrutaban y que perdieron”, explicó la psicóloga.

En el mientras tanto, otras costumbres y rituales como las prácticas religiosas también fueron quedando de lado. En abril de 2020, entrevistamos a líderes religiosos de la ciudad acerca de la transformación de sus ritos y celebraciones. En un año en que los referentes médicos fueron la voz cantante, los líderes espirituales locales reconocen que puede tratarse de un momento de duda, pero también creen que en las crisis se producen grandes acercamientos a la espiritualidad y la fe.

Correa apuntó a la incertidumbre acerca de la situación laboral y al deterioro de las variables macroeconómicas como las principales causas de la pérdida de salud mental. De acuerdo a un informe elaborado por el observatorio SEL, creado por Fundación Libertad, con relación al primer trimestre de 2020, la tasa de actividad para el total de los aglomerados urbanos estudiados exhibe una disminución del 18,5%, al pasar de 47,1% a 38,4% (valor mínimo de la serie histórica analizada). La tasa de empleo presenta una caída de 8,8 p.p. (-20,9%) entre ambos trimestres (de 42,2% a 33,4%), en tanto que la tasa de desocupación creció un 26% (de 10,4% a 13,1%).

Con la finalidad de analizar el desempeño provincial se asignó a cada jurisdicción un aglomerado de referencia. Las provincias que mostraron las caídas más pronunciadas en la tasa de actividad fueron Buenos Aires (-23,9%), Tucumán (-22,3%) y La Pampa (-20,0%), al tiempo que la única jurisdicción que no mostró una variación negativa fue Río Negro (1,0%). Santa Fe, representada por el aglomerado del Gran Rosario, mostró una caída de la tasa de actividad del orden del -10,7%, la tasa de empleo decreció un 15,7% y la desocupación tuvo una variación creciente del 38,4%.

En lo que respecta a la pérdida de puestos de trabajo, Santa Fe perdió entre marzo y noviembre de 2020 unos 8800. CABA perdió 65.700 colocándose en lo más alto del ranking, seguida por la Provincia de Buenos Aires y Mendoza. Misiones, Tierra del Fuego y San Luis han sido las únicas tres jurisdicciones que no registraron pérdidas laborales.

El comercio electrónico fue, quizás, uno de los pocos rubros que logró salir fortalecido del ASPO. Según las estadísticas de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, hubo un ingreso de 1.284.960 nuevos compradores al mercado online. En total, hubo unos 20.058.206. La facturación del 2020 creció un 124% con respecto al 2019, lo cual implica que se concretaron operaciones por $905.143 millones.

En este 2021, el foco estará puesto en la posible vuelta a la normalidad. El informe de SEL subraya que todavía existen en la provincia de Santa Fe algunas restricciones vigentes desde el 20 de marzo de 2020. Las reuniones familiares, sociales y religiosas siguen prohibidas, aunque ya sin un seguimiento o refuerzo en las medidas de prevención por parte del gobierno provincial.

Recientemente, Pablo Javkin, intendente de Rosario, habló mano a mano con este medio. “Tenemos que ordenarnos en los pilares de reconstrucción de la ciudad”, dijo. En ese sentido, graficó: “Atravesamos una operación en 2020 y ahora se nos fue la anestesia”. Afirmó que no espera un retorno a las restricciones estrictas de principios de la cuarentena, pero sí espera que persistan el distanciamiento, la permanencia en espacios abiertos y el uso del barbijo.

 

FUENTE: On24

Más leídas

Conocé Pesos Cuadrados una alternativa de inversión

En Argentina el rubro de la construcción se ha mantenido estable y rentable más allá de las diferentes crisis por las que ha atravesado...

Alberto, violento. Cuarentena, inconstitucional

“Esta semana tenemos nuevas restricciones, por ahora sólo para el AMBA”. “Este 2021 es el 2020 parte dos, está sucediendo todo lo que mencionamos que...

Fernando Iglesias: «Este gobierno rompió todo»

“Las cosas procedan en la línea en la que venían” “Es un país que vive atrapado en forma circular”. “Argentina está peleada con la modernidad y...

Por este camino sólo hay más pobreza

Ruido político y económico en el país. El Riesgo País sigue sobre los 1,602 puntos. La coyuntura local no presentó el mejor contexto para los...