Jorge Faurie: “La prohibición de la exportación de carnes es un daño directo a toda la industria frigorífica santafesina”

El excanciller de Argentina y actual precandidato a diputado Nacional por la lista Santa Fe Nos Une, Jorge Faurie, pasó por Tal y Cual, en CNN Radio Rosario. El ex funcionario acompañará a Luciano Laspina para el mismo cargo, mientras que Federico Angelini y Amalia Granata irán para senadores.

¿Cómo observa a Santa Fe en el plano nacional?

Creo que Santa Fe en este momento está particularmente complicada. Primero que nada, sigue la marcha de todas las provincias por la caída de todos los indicadores económicos y el deterioro de cuestiones que tienen que ver con el manejo institucional.

En este último tiempo, han aparecido medidas que afectan a Santa Fe en forma directa. Somos una provincia en esencia agroeconómica y agroindustrial. La prohibición de la exportación de carnes es un daño directo a toda la industria frigorífica santafesina. Estamos todos muy preocupados por el manejo que están haciendo con la estatización de la hidrovía, la yugular de las exportaciones argentinas, por una cuestión de caja.

¿Cómo puede salir Santa Fe para retomar un camino de crecimiento?

Me parece que hemos seguido un lineamiento de política interna que responde a más de tres o cuatro décadas atrás. Santa Fe está, por lo menos, entre la tercera, la cuarta y la quinta provincia que más aporta al PBI. Es una provincia de hijos de la inmigración, esencialmente de clase media, de gente que se ha esforzado y que trabaja. Es eje de toda la concentración de la actividad agrícola y de la carne.

Tenemos que empezar a mirar que el sector productivo tiene que estar mucho más integrado al resto del mundo. Santa Fe tiene que ser un interlocutor privilegiado de Brasil y Chile. Mayoritariamente somos descendientes de españoles e italianos, algo que también tendríamos que estar en ebullición en este sentido.

¿Por qué cree que cuesta tanto a los políticos entender los beneficios de la libertad?

Creo que la política nuestra tiene una actitud de querer controlar permanentemente lo que pasa. En esa actitud no pueden integrarse al mundo, porque eso requiere un compromiso. La gestión de apertura de mercado que se hizo con China en la gestión anterior quedó como un compromiso y nosotros prohibimos la exportación de carne. Esto, en el mundo, es absolutamente desorientante. Debemos tener conciencia de que no podemos vivir del mercado interno, porque nuestros 40 millones de habitantes no nos dan un mercado lo suficientemente interesante.

¿Cómo analiza la política internacional de este gobierno?

Es preocupante lo que estamos haciendo. Primero que nada, estamos peleados con nuestros socios del Mercosur. Brasil es el principal socio del Mercosur y la principal economía de Latinoamérica, solamente disputada por México, y nosotros estamos peleados. Estamos en un diálogo absurdo con países que no tienen identidad ni historia. México está al lado de los Estados Unidos y siempre va a intentar que nada de su política moleste a su vecino. Por más que hablan en español, están más identificados con América del Norte. Nosotros deberíamos tener buen diálogo con Chile, Uruguay, Paraguay y Brasil, pero estamos en una gran desorientación.

Hemos tirado por la borda más de 35 años de compromiso con los derechos humanos apoyando a Venezuela, a Nicaragua y el silencio ante lo que ocurre en Cuba. ¿Qué quieren los argentinos? En política exterior, si no se sabe para dónde vas, sos un socio conflictivo y todo el mundo te pone en cuarentena.

¿Cómo interpreta el papel de la comunicación y la tecnología en esta realidad que atraviesa Argentina?

El tiempo que vamos a vivir, sobre todo afectados por fenómenos de globalidad, es fruto de la revolución tecnológica que hemos tenido desde los fines de los 90s. Esto se ha expandido a todas las áreas de trabajo y todas las formas de vida. La idea que la política argentina quiere preservar en la que el gobierno controla todo. La tecnología te perfora esta situación, comienza a hacer pequeños agujeros y termina hundiendo el barco.

En Argentina, el modelo interno se condice con la realidad global. Así como vamos, estamos prácticamente estrellados. Solamente nos queda frenar para no caernos al precipicio.

Más leídas

Elecciones y lunes por la madrugada

"Este año pareció interminable en algunos sentidos, pero en otro se pasó volando". "El año pasado sentíamos que el tiempo pasaba de una forma extraña...

Eugenio Giolito: «La gente ve malas gestiones y eso pone al sistema en jaque»

"Chile está empezando a andar un camino que nosotros ya anduvimos. Parecían muy claras las elecciones a favor del candidato de izquierda y ahora...

CyberMonday: el punto de partida para el crecimiento del e-commerce

Si bien estamos en un auge del E-commerce como alternativa de compras, luego de la pandemia, para esta edición del Cibermonday vimos una caída...

Tiempo de definiciones: ¿Qué puede pasar a partir del lunes?

"Antes de las elecciones pasa siempre lo mismo. La gente espera a ver qué pasa antes de hacer inversiones y, si tiene que comprar...